Misal 11 Enero

2018-01-11 00:00 - 00:00

11 ENERO 2018

JUEVES DE LA 1a SEMANA

DEL TIEMPO ORDINARIO

(VERDE)

JESÚS NO DISCRIMINA A NADIE

En tiempos de Jesús, un leproso era considerado  un  muerto  en  vida. Además de enfermo contagioso, era considerado ritualmente impuro, de modo  que  se  le  expulsaba  de  los poblados  p ara  qu e  vi vi e ra  c o mo animal en el campo, y la ley mandaba: “andará harapiento y despeinado, con la  boca  cubierta,  e  irá  gritando:

¡Impuro, impuro!” (Lv 13, 45). La lepra, como las demás enfermedades, e r a  c o n s i d e r a d a  u n  c a s t i g o  p o r pecados. Los leprosos se sentían condenados no sólo por el pueblo y la religión, sino también por Dios. Por eso, el leproso del evangelio de este día, sabe que no tiene ninguna es- peranza en el Templo judío ni con sus sacerdotes, sino que, lleno de fe, acude a Jesús y, arrodillado, le suplica: “Si tú quieres, puedes curarme”. Es una breve pero hermosa oración para cuando estemos enfermos o tengamos una grave dificultad. Jesús viola la ley al tocar al leproso; tocándolo, quedaba impuro. Pero Jesús pasa sobre esos prejuicios y leyes de segregación, identificándose con esa gente impura y, lo más importante, sanándola. Jesús, igual que los leprosos, ya no puede entrar a los poblados, sino que se quedaba fuera, y aun así, “acudían a él de todas partes”. El hombre curado, por su cuenta, se vuelve un apóstol, pregonando las acciones liberadoras de Jesús. Oraciones de la misa: “De la Sagrada Eucaristía ” (M.R., pág. 1119 [BAC 1164]).