Padre Fundador

Biografía del R.P. Vicente Echarri Gil

 

Fundador de los Misioneros de la Natividad de María.

El Padre Vicente Echarri Gil, nació el 3 de Octubre de 1903, a las 8 de la mañana en el pueblo de Artavia, en Navarra España, sus Padres Don José María Echarri y Juana Gil. Es el cuarto de cinco hijos: Amancio, Tarcila, Teófilo, Vicente y Milagros.

A los 8 años, viendo salir al Señor Cura para celebrar la misa; siente el llamado a la Vida Sacerdotal y Misionera:

“Yo no sé que vi en aquel hombre, me pareció un ángel, y de repente sentí en el corazón una fuerza inaudita, y dije: Yo voy a ser Sacerdote como éste, y añadí más, voy a ser Sacerdote, pero Misionero”.

A la edad de 15 años ingresa al Seminario Diocesano de Pamplona, donde realiza todos sus estudios eclesiásticos.

Por la persecución religiosa en México, seminaristas mexicanos estudiaban en otros países, y cinco ingresaron al Seminario de Pamplona. Vicente los invitaba a estar en su casa en tiempo de vacaciones, y por esto se interesó más en su devoción a la Virgen de Guadalupe y en misionar en México.

Recibió muchas pruebas a lo largo de su vida, una de ellas fue que ya casi para terminar sus estudios, enferma gravemente de tuberculosis, los doctores le dan tres meses de vida, y él se encomienda a la Virgen de Guadalupe, a quien hace un voto de misionar en México si recobra la salud.

El rector del seminario tiene la intención de mandarlo a su casa, para que muera en compañía de su familia, y él le dice al rector: “Señor rector, ¿qué una misa no vale bien todo un sacerdocio?.

El rector, le comunica al Señor Arzobispo lo anterior, el cual manda llamar al Seminarista y al constatar la frase dicha, exclama: “hijo, nadie me ha enseñado tanta teología como tú, vas a ser ordenado Sacerdote”.

Fue ordenado Sacerdote el 14 de Junio de 1930, en la Catedral de Pamplona, España y cinco días después en la Solemnidad del Corpus Christi hace su Cantamisa.

Fiel a su voto por haber recobrado la salud, parte a México y llega el 16 de Diciembre de 1931. Y se dirige a la Ciudad de México, a buscar al Padre Joaquín Costa Ribelles, que se encontraba en la Diócesis de Tulancingo, y es nombrado vicario de la Parroquia de Ixmiquilpan, Hidalgo. Luego es nombrado profesor y confesor del Seminario de la misma Diócesis.

Paso el Padre Vicente a la Arquidiócesis de México, y fue nombrado Director de la Acción Católica Mexicana, donde duro hasta 1936.

De 1936 a 1944 estuvo en la Diócesis de San Luis Potosí, con el cargo de tutor de muchos Seminaristas por encomiendas y también fue nombrado Director Diocesano de la Unión Nacional de Estudiantes Católicos.


En 1944 vuelve a la Arquidiócesis de México, pensando unirse a los Sacerdotes Redentoristas que hacían misiones en diferentes lugares. Ahí es donde conoce a la Madre Almita Muriel, que fungía como Superiora de las Esclavas de la Divina Infantita, ella viene a pedirle que se haga cargo de un grupo de muchachos que se han seleccionado para ser seminaristas, destinados a ser en un futuro los Esclavos de la Divina Infantita, el primer viernes de Enero de 1944, fue cuando ocurrieron los hechos.

El Padre Vicente fue a pedir consejo al Arzobispo de México, Don Luis María Martínez, quien le expreso: “ Si quiere su bien y su tranquilidad, vaya a una Congregación formada, pero si quiere el bien de la Iglesia, vaya a formar esta Obra”. Y por eso se decidió a tomar esta Misión.

El 17 de Abril de 1944 fue que llegó a la Casa de Tlalpan, y se considera esta fecha oficialmente como la de la Fundación del Instituto.

El Padre Vicente empezó a buscar los medios para que pudieran continuar los estudios de los Seminaristas, y les encontró lugar a los más adelantados en el Seminario Conciliar de León.

Al año siguiente manda a estudiar a España al grupo de alumnos que seguía.

Los demás alumnos habían quedado en Tlalpan, pero al enfermar la Madre Almita en 1948, se vinieron tiempos muy difíciles, el vendaval amenazaba con acabar la Congregación y es entonces cuando los Seminaristas más grandes  tienen que salir de Tlalpan. Ya para salir de Tlalpan, recibe el Padre Vicente una llamada telefónica de parte de la Señora Elenita Meade, quien le dijo: “Padre Echarri, véngase a la Ventilla, vamos a dar comienzo al triduo del Sagrado Corazón de Jesús, y yo esta noche la he pasado en pesadillas e insomnio viendo que Usted está pasando por una grave situación;…. Venga con sus Seminaristas;… ya le dije a mi Viejo;…. (La Ventilla, era una hacienda de la propiedad de la familia Meade en San Luis Potosí).

Ese mismo día, nuevamente la Providencia se hace presente cuando el Director del Ferrocarril distingue al Padre Vicente, y le dice: “Dios lo ha mandado conmigo, estoy desesperado y quería ver un Sacerdote”. El Padre Vicente lo atendió dándole consuelo y remedio, al final el Director le da un abrazo llorando, y le dice: “Gracias Padre, y a ¿Usted qué se le ofrece?. El Padre le conto la situación precaria de los Seminaristas para viajar, y el Director se echó a reír diciéndole: “Eso es nada, todo está arreglado”. Así fue como pudieron viajar los Seminaristas en tren a La Ventilla, en San Luis Potosí.

Al llegar a La Ventilla el Padre Vicente entro a la Capilla y se encontró con la imagen de María Dolorosa y sintió como si Jesús le dijera: “Ahí está la Madre de la Congregación que traes en tu corazón”. Desde ese momento, el Padre Vicente dijo: Me sentí más tranquilo y seguro que Nuestra Amada Congregación llegaría a triunfar a pesar de todos sus enemigos”.

Los Seminaristas pudieron ingresar como internos en el Seminario de San Luis Potosí, pero no eran bien vistos por algunos, el Padre Vicente se dio a la tarea de buscar donde colocarlos. Y es entonces que el Obispo de León Don Emeterio Valverde y Téllez en el lecho del dolor le dijo al Padre Vicente: “No sufra, aquí estoy yo, que soy su Padre”. Dando así su consentimiento de que pudieran estar los alumnos en el Seminario de León”.

El día 2 de Abril de 1949 se ordenan los primeros cuatro Sacerdotes, en la Catedral de León, Gto.

El 14 de Junio de 1955, se celebran las bodas de plata sacerdotales del Padre Vicente.

El 14 de Junio de 1980 el Padre Vicente Echarri Gil, celebra bodas de oro sacerdotales. El 3 de Octubre del 2003 se tiene la fiesta por los Cien años de vida del Padre Vicente en el Santuario de María Niña.


El 14 de Junio del 2005 se celebran las bodas de Diamante sacerdotales por cumplir 75 años de Sacerdote.

El 26 de Julio del 2005 fue llamado a la Casa del Padre en la Ciudad de León, después de sobrellevar una penosa enfermedad. Las exequias se estuvieron celebrando en el Santuario de María Niña de la Casa Christopher en Santa Ana del Conde, develándose un busto en el espacio destinado a guardar sus restos mortales.

La sede apostólica a través de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de vida apostólica, siempre ha reconocido como fundador del Instituto de los Misioneros de la Natividad de María al Padre Vicente Echarri Gil.